Reflexiones sobre la comunidad BDSM

Reflexiones sobre la comunidad BDSMUna cosa que he encontrado acerca de la comunidad BDSM es que la gente es muy, muy abierta de mente. Tengo la sensación de que no siempre fue así, que hace unas décadas si no estabas metido en cuero negro y el sexo gay (las dos facetas más estereotipadas del BDSM originalmente), eras rechazado ya que la sociedad en general había rehuido de otras prácticas.

Pero la comunidad creció, y ahora cualquier desviación está bien. Hay una mente abierta a toda la comunidad que está perfectamente descrita por el acrónimo en broma YKINMKBYKIOK (Your Kink Is Not My Kink But Your Kink Is OK), Tu desviación no es mi desviación pero tu desviación es OK.

Es algo que realmente me gusta de esta comunidad. Soy parte de una minoría en la comunidad BDSM, en parte porque mi dominante y yo somos monógamos y además porque soy cristiana. Es fácil rechazar a otros que no son como tu, pero la comunidad BDSM está más o menos integrada por personas que tienen prácticas sexuales que son rechazadas por la sociedad en general, y que es un gran paraguas para diferentes desviaciones y tendencias, la comunidad tiene realmente tendida la mano a todos los forasteros sexuales con el mensaje “Adelante! no vamos a juzgar”.

En su mayor parte, las personas no discriminan. Claro que a veces veo algunos foros en FetLife donde Wiccas y cristianos entran en ello, o la diatriba de cómo la monogamia es antinatural (irónico, no?), Pero mayormente, la gente respeta tus límites y respetan tus desviaciones.

¿Lo tuyo es ser un perro o un caballo o un gatito? ¿Un bebé adulto? ¿Un esclavo? Raro, pero cool.

¿Lo tuyo es la disciplina cristiana doméstica? ¿Eres una persona poliamorosa? ¿Eres un hombre al que le gusta ser dominado por las mujeres? ¿Fantaseas con ser violada? ¿Eres gay o heterosexual o bisexual? Cool!

Y realmente, realmente me gusta esa mentalidad.

Un amigo que me ayudó a crecer como una persona que es mucho menos crítica de los deseos sexuales de los demás, me confió que a su prometida le gusta ser abofeteada. En cierto modo me encogí de hombros. Eso podría haber sido raro para mí, hace cinco años, pero eso no es nada en comparación con las cosas que he leído en FetLife, y he llegado a conocer a algunas de esas personas y son realmete cool, gente normal con la que estaría encantada de pasar el rato con ellos. Otro amigo me confió recientemente que su mujer está interesada en tener un trío. Claro, esa no es mi desiación (como cristiana, yo creo que eso es un pecado, pero él no es un cristiano y no sostiene los mismos valores morales que yo, y además, no estoy viviendo su vida y lo que él hace en su matrimonio no es mi preocupación). Gracias a mi experiencia tuve la oportunidad de darle un asesoramiento imparcial sobre maneras seguras para encontrar posiblemente a alguien con esos intereses, sin tener que pasar por algo incompleto y potencialmente inseguro como puede ser un anuncio o una prostituta.

Me gusta que a través FetLife, tengo relaciones con personas que son cristianas y con una docena más de otros credos. Con personas que son dominantes y otras que son sumisas, personas que son CDD (Christian Domestic Discipline), personas homosexuales o heterosexuales o solteras o casadas. Me gusta que esta comunidad dice: “Bienvenido. Encontrarás un lugar para ti aquí. Y si no lo encuentras, puedes crearlo.”

Creo que esto es muy cool.

(Extraído y traducido de A Kinkster’s guide)

One comment on “Reflexiones sobre la comunidad BDSM
  1. Me encantó este articulo. Soy Cristiano y me facina el BDSM y toda clase de sexo Tabú. En estos momentos ando en busca de una mujer también Cristiana BDSM.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>